Tendencia, El Gran Gatsby

Lo cierto es que siempre estamos buscando cosas que nos sorprendan, y no es fácil, hay muchas cosas que ya no nos asombran aunque sean novedosas, así que recurrimos a los "clásicos". En el fondo tenemos añoranza de tiempos que siempre nos parecen mejores, por que son pasados.

El cine siempre ha sido una fuente de inspiración para la moda, y viceversa. Cuando se empezó a hablar de inminente estreno de la nueva versión de El Gran Gatsby, era de suponer que su vestuario sería algo en lo que fijarse, al igual que Anna Karenina lo fue el año pasado.

La diferencia entre ambas es que la ropa de los "felices años 20" es más adaptable a nuestra época que la de la Rusia pre-volchevique.

Por eso todo lo que se muestra en El Gran Gatsby impregnará con pinceladas la ropa de nuestro día a día. Para crear la tan lograda atmósfera de la película, la diseñadora de vestuario Catherina Martin eligió 41 vestidos de las últimas colecciones de Prada y Miu Miu, que solo necesitaron pequeños arreglos, para vestir a las protagonistas femeninas y a Brooks Brothers para los hombres. Tiffany & Co se encargó de hacer las joyas y adornos, una colección con diamantes montadas sobre platino y perlas.

No podemos negar que algunas de las características de la moda de los años 20 ya se venían viendo, como los colores empolvados, los encajes, los flecos, los bajos desiguales, los adornos de cabeza.... pero ahora las veremos más y mejor.

De todas formas, conviene decir algunos de detalles a tener en cuenta a la hora de usar ciertos tipos de prendas:

  • Las cinturas bajas hacen más cortas las piernas.
  • Los zapatos de tira en el tobillo o cierre en T hacen los tobillos más anchos y las piernas más cortas.
  • Las medias de colores claros o con brillos, ya sabes, engordan visualmente las piernas.
  • Los colores empolvados hacen más palida y sientan bien a fisonomías claras.
  • El largo de la falda debe elegirse con cuidado sino se quiere estropear una figura.
  • Los adornos en los hombros y los cuellos barco hacen más ancha de hombros. Aprovéchalo en tu favor si lo necesitas.
  • Los encajes son bonitos pero no sientan bien a todo el mundo, y un abuso de ellos puede resultar cursi y vulgar si el encaje no es de muy buena calidad. Lo mismo se puede decir de plumas, pedrerías.....
  • Los flecos en exceso harán que parezcas un sioux, no una señorita de la alta sociedad.
  • Esos flecos o volantes en una falda añaden volumen, si lo necesitas en esa parte...adelante.
  • Las joyas vintage son preciosas, pero deben conjuntarse adecuadamente, que no parezca que vamos disfrazadas ni que hemos encontrado el baúl de la abuela, o somos ella misma.
  • Los adornos en la cabeza y los cortes de pelo de aquella época favorecen mucho si se acompañan del maquillaje adecuado.

No perdamos de vista que ese tipo de ropa se solía usar en tiempos en que la gente se arreglaba mucho, eran los felices años 20 antes de la depresión del año 29. Ahora estamos en plena depresión, algunos volantes, flecos y encajes nos alegrará la vida, pero no parezca que nos hemos vuelto locos.

Asi que, teniendo en cuenta estas pequeñas cosillas, lancémonos de cabeza a comprar alguna cosilla que nos recuerde tiempos más despreocupados y felices, a ver si con eso hacemos que vuelvan!!!!