Ropa y color, vamos a llevarnos bien

Ahora vamos a ponerles sal y pimienta a los colores neutros. Hay pautas más conocidas y otras que lo son menos, y hasta discutidas, según gustos y preferencias. Vamos a dar ideas para empezar a experimentar y variar:

    • Blanco: combina bien con casi todo, pero mejor evitar mezclarlo con los colores más claros, mejor con colores más vivos. Nos favorecerá más.
    • Negro: es el que mejor combina con el blanco. Además de que estiliza la figura, es uno de los preferidos a la hora de vestir, ya que se combina muy bien con casi todos los colores. Siempre mejor alegrarlo con algún color fuerte, es el aliado idela para usar un color flúor o ácido sin que resulte demasiado atrevido.
    • Gris: también combina con casi todo, favorece a la figura y es informal a la vez que elegante. Desde azules a burdeos, sin olvidar ciertos verdes o marrones y, por supuesto, el negro. Los matices del gris son enormes, puede resulta cálido o frío y, según su tendencia veremos que queda mejor con unos tonos que con otros. Lo bueno es que combina muy bien consigo mismo, siempre que haya una diferencia de tonalidad suficientemente marcada.
    • Marrón: es una opción muy popular, pero a algunas personas les resulta difícil de combinar. Para ello, se suele apostar por colores de su propia gama, es decir, beiges, arena, tierra… pero con los azules, verdes claros y rojizos, así como con los grises y rosas, también va muy bien. La combinación con rosas empolvados es de lo más atractiva.
    • Crema o beige: se podría decir que combina con todo, pero no es del todo cierto. Mejor con colores que le den fuerza y usarlo como amortiguador de colores o combinaciones fuertes. Con el blanco no resulta demasiado bien. Combinaciones más atractivas podrían ser con color guinda, gris marengo y azul turquesa. Haz pruebas, es un color que se deja querer.
combinaciones1
  • Azul: su gama es tan amplia que permite mezclarse con cualquiera, desde el blanco hasta casi cualquier rojo, pasando por los marrones, camel y con el negro si el azul es muy claro. Los azules más clásicos como el marino o el celeste no tienen demasiado atractivo si no se les añaden colores que les den originalidad. Por ejemplo, en vez de combinar el rojo con el clásico azul marino, prueba a mezclar este último con un rosa fucsia, no te dejará indiferente.
  • Verde: al igual que con el marrón, la dificultad para combinarlo puede ser un inconveniente pero, mezclándolo con los propios verdes en otros tonos, con ciertos grises, y los comodines negro y blanco, puede resultar sorprendente. Tampoco nos olvidemos de la gama de los rosas y marrones. Cuanto más oscuro sea el verde, más luminosos deben ser los colores con los que lo combines.
  • Rojo: hay que llevarlo en su justa medida. Las mejores opciones de combinación son el negro, blanco, azul y gris. Aunque te animo a que lo mezcles con marrón, morado y naranja.
  • Amarillo: es un color muy agradable pero que necesita moderación porque, cerca de la cara, nos da un color poco favorecedor. El gris o el negro le sacan más partido, así como los azules, verdes y la gama de marrones. Al igual que el gris, puede presentar muchos matices, fíjate si tiende más a colores cálidos (más cerca del naranja) o a colores fríos (más cerca del verde), según ello búscale  los colores que más le resaltan. Por ejemplo, si es un amarrillo fuerte que tiende a cálido, puede quedar bien como un toque de color en una combinación de rosados pálidos, haz la prueba.
  • Rosa: podemos encontrar desde fucsias a rosas pálidos, desde luego van bien con negro, gris o blanco, pero no olvidemos los verdes y los azules (siempre teniendo cuidado de que la mezcla no resulte demasiado ñoña). Mi favorita es el marrón chocolate con el rosa palo y unos toques de gris.
comb color3
Pues ya veis, sobre los gustos no habrá nada escrito, pero sobre colores…. Os animo a experimentar. En el próximo artículo más posibles combinaciones…