Rojo, el color de la buena suerte.

Ahora que nos acercamos a la noche de Fin de Año, el color rojo cobra protagonismo, y no nos importa ponernos algo de ese color para atraer la buena suerte. Sin embargo, el resto del año parece ser que es un color que no nos gusta, que tenemos bastante descartado de nuestro vestuario.

Quiero partir una lanza en favor de ese color; reconozco que no es un color que siente bien a todo el mundo y que a veces nos parece muy atrevido pero reconozcamos que, cuando nos lo ponemos, nuestro tono vital aumenta y nos sentimos las reinas del mundo.

Vamos a ver algunas de las posibilidades que nos ofrece; un poco de rojo y nuestra pasión se dispara.

 

El rojo y el negro es una combinación clásica, siempre recurrimos a ella cuando queremos combinar el rojo sin arriesgar, y lo cierto es que funciona, pero tenemos que darle otra vuelta de imaginación.

Si a la combinación de rojo y negro le añadimos un tercer color más suave, le añadimos luz tanto al negro como al rojo, sin que por eso nuestra combinación pierda elegancia. Así podremos usar ambos colores también en verano.

Seguimos reduciendo el color negro en favor de otros colores más claros para combinar con el rojo;  son ideas para temporadas de entretiempo, y el color rojo sigue dando su toque especial, sin que por ello sea el protagonista absoluto.

El rojo puede ser nuestro aliado ideal para darle el toque de originalidad que necesitamos en un estilismo, una prenda con un estampado que tenga el color rojo incluido, es la mejor compra que podemos hacer, ya veréis como le podéis sacar mucho partido.

Por último, una combinación del rojo con otro color menos frecuente, pero que es muy interesante, y le quitan fuerza al rojo… el marrón:

Como véis, el color rojo combina bien con muchos colores, y nos hemos dejado en el tintero otros como el morado o al azul, que también hacen buenas migas con el rojo.

Ya no hay disculpa para no tenerlo en nuestro armario. Recordando siempre que mezclado con colores oscuros gana en intensidad, con colores claros gana suavidad y que hay muchos matices de rojo, debemos buscar el que más se ajuste a nuestros gustos y fisonomía.