Quién dijo que el gris es triste??

Es un color que nos evoca los cielos plomizos, el otoño y la lluvia. Sin embargo, es uno de los colores más usados y al que recurrimos muchas veces, como una alternativa al negro y siempre tan combinable como él.

Lo cierto es que el gris es un color que tiene muchos matices, puede ser cálido o frío, intenso o suave, claro u oscuro, brillante o mate.

Todas tenemos en nuestro armario prendas de color gris y lo único que hace falta es saber combinarlo. Teniendo en cuenta algunas normas, es fácil:

- Si vas entera de color gris, tus rasgos faciales pueden salir perdiendo, ponte algo de un color más favorecedor cerca de la cara (revisa mis post sobre colores y fisonomías).

- Cualquier color, combinado con el gris, pierde intensidad. Úsalo para rebajar colores intensos como el rojo o verde.

- Los grises cálidos y los fríos, o claros y oscuros, combinados entre sí, dan una sensación de  más colorido.

- Un toque de gris siempre añade elegancia a un conjunto, los metalizados son una opción elegante y actual. Elije el matíz que más te convenga.