Negro, o no negro, he ahí la cuestión.

Cómo cambia nuestro aspecto a medida que envejecemos???.

A veces me preguntan, y yo misma lo hago, porque las personas más jóvenes se ven más favorecidas con colores brillantes y fuertes y sin embargo, parece que a partir de cierta edad hay que vestir de colores oscuros.

Gran error. Vamos a ver cómo el negro puede que no sea el mejor color cuando vamos envejeciendo, sino al contrario. ¡Guerra a los convencionalismos! ¡Bienvenidos a la alegría!.

Antes que nada, hay que tener claro que los colores tienen tres propiedades que son:

  1. Valor – la claridad u oscuridad del color. Dentro de los verdes, por ejemplo, el verde menta sería el más claro, el verde manzana sería medio, y el verde bosque sería el más oscuro.
  2. Intensidad – lo brillante o apagado que es el color. Por ejemplo, el rosa pink sería muy brillante y el rosa palo sería apagado.
  3. Matiz – si el color es caliente o frío. Si pensamos en verdes, el color verde oliva sería caliente y un verde menta sería fresco, el color tomate rojo sería caliente contra el color frambuesa roja  que sería frío.

En relación a esto, el negro es oscuro, brillante, fresco. Si éstas son las propiedades del los colores que nos sientan bien, estupendo, pero si no es así, el negro resultará áspero y poco favorecedor.

¿y cómo sabemos qué colores nos sientan bien? La clave está en nuestra coloración corporal natural.

negro1

Valor

¿Tienes el cabello claro u oscuro (en general)? ¿Tienes la piel clara u oscura?

Por ejemplo, si tienes el pelo castaño oscuro, tienes un valor de color oscuro (aunque tu piel sea muy blanca), porque el pelo es el 75% de la sensación de color cuando miramos a la cara de alguien. Si eres rubia tendrías un valor claro.

Sin embargo, a medida que envejecemos, esto puede cambiar (o si tiñes el cabello más claro o más oscuro). Por ejemplo, cuando una persona es joven puede tener el pelo negro profundo, y después el pelo blanco. Luego pasa de un valor oscuro en su color, a un valor claro.

Ahora bien, en los casos de piel más oscura, como en la India o África, puede ser que la piel les dé un valor oscuro, independientemente del color del pelo.

Intensidad

¿Tienes la piel, cabello y ojos claros y brillantes, o son más suaves y apagados?

Cuando somos jóvenes estamos en nuestra intensidad más brillante, la piel es clara, el pelo es más intenso.

Si miramos fotos nuestras de cuando teníamos 27 años y luego a los 45, podremos ver que la piel estaba mucho más pálida y el pelo más oscuro a los 27. A medida que envejecemos, nuestro cabello se vuelve gris, opaca nuestra piel y nuestros ojos pierden algo de su brillo

Puede dejar de favorecer a nuestra piel dejar el pelo de nuestro color natural, por eso a veces suavizamos el color del pelo y empezamos a aclararlo para que sea más favorecedor a cierta edad.

Otro ejemplo, cuando eres joven puedes usar el lápiz labial de color rojo muy brillante, pero con la edad tienes que ir suavizando el color porque, si no, los labios resaltan demasiado de la cara.

Esto es lo que hace que el negro resulte más duro en la piel y más y más difícil de llevar. En él se destacan las arrugas y la papada, añade sombras y bolsas bajo los ojos. Vamos, que nos puede sentar fatal.

Matiz

Nuestro matiz viene de nuestros pigmentos de la piel. Estos pigmentos también cambian con la edad, y la piel caliente puede enfriarse a medida que se envejece. Así que los colores que se adaptan cuando eras más joven pueden no adaptarse a medida que se envejece.

Cuando vemos un color, en realidad estamos viendo la luz que refleja. El negro es la absorción de color (ningún color se refleja), y lo que pasa es ese color oscuro frío se refleja en nuestro rostro.

negro2

Alternativas al negro

Entonces, ¿qué color llevar ahora que el negro ya no es favorecedor para nuestra piel?.

A medida que envejecemos tendremos que elegir colores más neutros, más ligeros y suaves en lugar del negro. A medida que nuestra piel y cabello pierdan su brillo, debemos considerar el  usar los colores más neutros y los más ahumados o suaves en lugar de colores brillantes o negro.

  • Neutros fríos: carbón, gris, azul marino, rosa beige, rosa marrón.
  • Neutros cálidos: gris cálido, caquis, oliva, nuez, camel, café, canela.

Te sorprenderás de la diferencia entre vestir de negro y otras opciones disponibles dentro de los colores neutros. Al menos, lleva cerca de la cara el color más neutro, ya que hace desaparecer la papada e ilumina el rostro.

Es importante reevaluar nuestros colores cada 10 años, a medida que cambia nuestro aspecto.

Hay muchos colores y tonos neutros que pueden ser mucho más favorecedores que vestirse de negro, y serán más fáciles de mezclar y combinar con nuestro vestuario.

Por favor, compartid con el resto de nosotras cómo os véis con el color negro y cómo cambia vuestro aspecto con otros colores.
  • Patricia

    Me encantó tu página!! Yo soy muy mala para combinar la ropa o los colores y me ha ayudado mucho leer tus consejos!!

    • Gracias por tu apoyo. Me gusta saber que nuestros artículos son útiles. Quizá te interesa saber que próximamente publicaré más artículos sobre cómo combinar los colores entré sí, que ayudarán a que las mañanas sean menos complicadas.