Más zapatos

Los zapatos son tan importantes que podemos empezar a vestirnos a partir de ellos. Haz la prueba, coge unos zapatos que tengas ganas de ponerte o que te acabes de comprar y crea un estilismo para ellos.

El año pasado me compré unas botas de piel estampada con dibujos de cómic y una suela de goma que me elevan 15 cm por encima del suelo (una verdadera locura que hice porque eran muy baratas). En cuanto llegué a casa les “fabriqué” una serie de conjuntos que le dan el protagonismo que se merecen y os aseguro que, cuando voy con ellas, nadie me mira del cuello hacia arriba, puedo tener el peor día de mi vida, que esas botas me suben la moral a la misma altura que mi cabeza.

Por eso, tenemos que darles a los zapatos la importancia y el lugar que se merecen.
Los puristas del fondo de armario se empeñan en que tengamos unos zapatos de salón negros en nuestro fondo de armario, pero eso no tiene sentido si nunca te pones tacón, o no tienes ropa con la que ponértelos.

Yo aconsejo lo siguiente:

1.- Que los zapatos sean de piel o material transpirable y no te hagan daño en ningún sitio.

2.- Que tengas algún zapato negro, porque siempre van bien con todo y te sacan de un apuro. Los marrones también pueden estar bien si esa gama de color predomina en tu vestuario.

3.- Que tengas también alguna bota cómoda y calentita y alguna sandalia para el verano. Si te gusta el tacón o tienes oportunidad para ir muy arreglada, también puedes tener unas sandalias más especiales.

zapatos2

4.- Las botas sientan bien a casi todas y las hay de las formas, diseños y colores más variados. Depende de la altura de la caña, quedan mejor con un tipo falda u otro. Las de tipo vaquero van bien con vestiditos cortos o con pantalones de tejido vaquero.

5.- Las sandalias más informales dan mucho juego, lo mismo para el verano que para el invierno, con calcetines, o con medias y leotardos.

6.- Los botines no sientan bien a todo el mundo, pueden acortar visualmente la pierna. No es obligatorio tener unos, pero si no puedes usar botas de caña alta, pueden ser una posibilidad siempre que lleven un poco de tacón.

7.- Acuérdate de que los zapatos con pulsera en el tobillo también acortan visualmente las piernas, y deben llevarse con medias de color carne o negra transparente.

8.- Las playeras no sólo sirven para hacer deporte, ahora las puedes encontrar “de vestir”, que pueden dar una imagen muy especial y, además, son muy cómodas.

9.- Que vayas a lugares donde puedas hacerte con zapatos de fantasía por muy poco precio, para poder combinar, y que no te de pena que se pasen de moda.

Los zapatos planos no ayudan a estilizar, pero con unos pantalones del largo adecuado pueden ser ideales. Si el zapato es de tacón el pantalón debe llegar por la mitad del mismo y si es plano debe llegar al empeine y descansar un poco sobre él.

Los mocasines van bien con faldas rectas hasta la rodilla o con shorts. No quedan tan bien con faldas largas o con vaqueros.

También conviene tener en cuenta que la puntera afilada puede alargar la figura en un zapato de tacón, pero acortarla en un zapato plano. Que no parezcamos una L.

Sabido esto, que cada una tenga los zapatos que pueda permitirse, teniendo en cuenta que ellos solos pueden cambiar totalmente una imagen. En verdad os digo, una mujer bien peinada y bien calzada, no se sabe dónde empieza y dónde acaba.

  • Dulce

    Está muy bueno el artículo, me gustan mucho los zapatos y colores de verano especialmente los clásicos como el negro o el blanco que combinan con todo.