Más guardarropa a base de color

Ahora que ya sabemos cómo crear nuevas combinaciones a partir de nuestras “Semillas de Vestuario” (ver artículo sobre el tema), vamos a ver cómo crear nuevos conjuntos usando sólo el color, porque ¿Cuál es la forma más sencilla de aumentar tu guardarropa sin comprar prendas nuevas?, pues usando las prendas que tienes de distintas formas. A veces nuestro presupesto no nos permite nuevas compras y tendremos que hechar mano de lo que tenemos y sacarle más partido

Siempre será mejor si partimos de prendas básicas, en estilos simples y colores neutros, para que sea más fácil. Con estilos simples me refiero a faldas rectas, las camisas clásicas, pantalones rectos y chaquetas americanas; y con colores neutros al negro, marrón, blanco, azul y beige.

Si hemos partido de los estilos y colores que hemos dicho, podemos sacarle partido a los colores neutros, combinándolos entre sí.

comb color2
Vamos a ver algunas combinaciones de colores que nos pueden servir como esquema para conseguir nuevas combinaciones con las prendas que ya tenemos, o encontrar combinaciones que no nos habíamos planteado:

Blanco y negro

La gran combinación de todos los tiempos, siempre sencilla y elegante. El blanco y el negro son fáciles de combinar y producen un gran efecto visual. Mejor negro con toques blancos para las estaciones frías, y blanco con pinceladas negras para las estaciones cálidas. Blanco negro a partes iguales es una buena combinación.

Negro y rojo

Es una combinación fuerte y arriesgada. Si optas por ella, estate preparada para llamar la atención, y ten siempre en cuenta que el tono de rojo se verá más acentuado por el negro.

comb color1
Negro y gris

Dentro de la gama del gris existen infinitas variaciones que le pueden dar un toque cálido o más metálico y frío. Esto hará que la combinación con el negro sea muy diferente. En todo caso, es mejor que el tono de gris sea muy diferente del negro para que la combinación gane en efecto.

Azul y blanco

Es otra combinación de siempre y da un aire pulcro y fresco. Procura no caer en lo fácil con una camisa blanca y un pantalón azul. El estilo marinero no creo que le siente bien a todo el mundo, al contrario de la opinión general.

Azul y beige

El azul y el beige, es más fácil de usar que la combinación azul-blanco. Incluso es una combinación de la que se ha abusado en los últimos tiempos. Si quieres salirte un poco de lo de siempre, vete a combinaciones más arriesgadas, como el azul turquesa con marrón chocolate. Me encanta.

Marfil y marrón

También una combinación muy fácil pero nada arriesgada. Para esos días en que no te quieres complicar la vida está bien. Pero si quieres algo más interesante, procura que el marrón sea el más interesante que puedas encontrar.

comb1
Camel y marrón

Algo parecido al caso anterior. Se podría considerar, de hecho, una variante, de manera que sigue las mismas reglas. No te quedes en lo más anodino, busca combinaciones que le den vida a tu conjunto y, si no te sale, ponle una nota de otro color. Los burdeos, granates, rosas, verdes brillantes y turquesas siempre animan las combinaciones de tonos marrones.

Como normas generales: siempre el tono más oscuro en la parte del cuerpo que queremos hacer más pequeña y, sin contradecir esta regla, los colores claros cerca de la cara.

Con estas indicaciones iniciales vamos a empezar a trabajar, pero esto no acaba aquí, después habrá que hacer combinaciones más arriesgadas y, para ello, os iré dando pistas que espero que sigáis.