La profundidad del Fondo de Armario

Estamos de acuerdo en que hay una serie de reglas básicas para componer un Fondo de Armario:

  1. Debe ser clásico e intemporal
  2. Estar compuesto por piezas de la mayor calidad posible
  3. Ofrecer múltiples combinaciones
  4. Huir de modas pasajeras y superar el paso del tiempo.

Pero, después de aceptar todo eso, habrá que saber que cada persona necesita un Fondo de Armario diferente, y que dependerá de su estilo de vida, su situación familiar y laboral y SOBRE TODO, de sus gustos personales.

No podemos imponer, ni imponernos, un determinado Fondo de Armario, habrá que hacerlo poco a poco y eligiendo con cuidado, ya que debemos invertir tiempo y dinero el él.

¿Por dónde empezamos?

Una vez que hayamos analizado nuestra condiciones de vida:

fondo armario

 

 

  • Lo empezaremos por prendas básicas de colores neutros y tejidos que no pasen de moda: en este punto tengo que decir algo, los colores neutros o básicos no son los mismos para todo el mundo, aunque parezca mentira. Si no me gusta el negro o nunca lo uso, no tiene sentido comprarme prendas de ese color, por muy Fondo de Armario que sean.
  • Luego buscaremos prendas para cada estación, tenemos que tener Fondo de Armario para cualquier época: recomiendo buscar algunas prendas que, complementadas con alguna otra, puedan servir para varias estaciones. Un vestido de lana fría sin mangas nos puede acompañar gran parte del año, con chaqueta, con un jersey o una blusa debajo, con una camisa de gasa encima…las combinaciones son múltiples.
  • Tenemos que tener claro qué tipo de corte de ropa o modelo nos sienta mejor: debemos conocer nuestro cuerpo, ponte en ropa interior delante del espejo y mirate en todos los ángulos, aprende tus debildiades para disimularlas y tus fortalezas para resaltarlas.
  • Revisaremos nuestro ropero actual para ver qué prendas de las que tenemos pueden pasar a formar parte de nuestro Fondo de Armario: algunas necesitarán un arreglo o reforma, otras una limpieza o un tinte…y algunas habrá que tirarlas…aunque nos pese. Si no te pones una prenda durante un año puede ser por varios motivos: ya no te vale (retírala), se ha pasado de moda (si es buena guárdala, dentro de poco será un vintage), no te queda bien (retírala o refórmala) o no has tenido oportunidad de usarla por el motivo que sea pero te gusta y te queda bien (guárdala, es una candidata a tu Fondo de Armario).
  • Pensaremos qué nos podemos o queremos comprar: una buena oportunidad para comprar prendas que pasen a formar parte de nuestro Fondo de Armario, son las rebajas de las tiendas de calidad. Haremos un presupuesto y una lista y nos ceñiremos a ellos, dejando siempre un extra para los imprevistos o los caprichos. No se puede salir de compras sin pensar en darte una alegría inesperada.

En la próxima entrega empezaremos a desgranar las prendas que deberíamos tener en ese Fondo de Armario…