Las etiquetas y su lenguaje

A pesar de que las etiquetas cada vez se están haciendo más grandes y más molestas, no podemos ignorarlas, nos dan información muy valiosa y pueden evitar que nos carguemos una prenda por no saber tratarla adecuadamente. Vamos, que no las cuelgan sólo para que nos molesten en un costado, sino para que no metamos la pata.

Vamos a ver algunos de estos símbolos que parecen jeroglíficos egipcios:

Es conveniente seguir estas instrucciones para que nuestra prenda se conserve en buenas condiciones durante más tiempo, de no ser así, no nos podremos quejar.

En nuestra etiqueta también aparecerá la composición del tejido de la prenda, que % de cada tipo de fibra tiene, dónde se fabricó, la dirección de la empresa, la talla para diferentes países y un código de barras que vaya usted a saber para qué vale, ni nos interesa.

En ocasiones, adheridos a las etiquetas, encontramos botones de repuestos y alarmas. Sólo falta que cuelguen de la etiqueta una foto de quién hizo la prenda y su Currículum.