La maleta esa gran desconocida (y 2)

ohlala
Seguimos con lo que estábamos. Para resumir podemos decir que el truco para viajar ligera de equipaje consiste en llevar cosas que se puedan combinar entre sí. No deberías llevar nada que no vaya con el resto de las cosas. Ahora queda la importante tarea de meter todas esas cosas en la maleta, teniendo en cuenta que, debido a una extraña Ley, por todos conocida, las cosas no caben igual en la maleta al irse que al volver de viaje. Una idea puede ser poner las prendas en perchas y estas en bolsas de plástico para ropa, de esa forma al llegar a tu destino solo tienes  que sacar las bolsas y colgarlas. Para estos casos usa perchas de alambre que abultan poco. También puede ser buena idea colocar las prendas dobladas, empezando por las que menos se arrugan y terminando por las más delicadas. Hay que prender a doblar cada tipo de prenda y, para eso, es muy útil observar cómo las doblan en las tiendas. Para terminar, rellenar los huecos que quedan con bolsas con la ropa interior, complementos, joyas, etc, para impedir que el resto de la ropa se mueva y para optimizar el espacio. Las bolsas de plástico tienen varias ventajas, impiden que la ropa se arrugue y permiten deshacer la maleta más rápido cuando llegamos a nuestro destino. En cualquier caso, aquí os dejo algunos consejos útiles:
  1. Mete una bolsa plegable en tu equipaje para la vuelta, te será útil para traer la ropa sucia y para las compras que hayas podido hacer. LLeva siempre bolsas de tela o plástico para la ropa sucia.
  2. Utiliza los bolsos para rellenarlos de cosas delicadas y aprovechar el espacio dentro de la maleta.
  3. Si lo que tienes para viajar es un saco de viaje, compra perchas ligeras y que ocupen poco, cuelga una de otra y vete poniendo en ellas la ropa por orden de largura, de modo que las más largas queden en la percha superior y así sucesivamente. Dobla por l amitad y así las prendas llegarán estiradas y no ocuparán más.
  4. Si aún así las prendas llegan arrugadas, cuelga las perchas de la ducha y abre el grifo del agua caliente hasta llenar el baño de vapor, deja las prendas allí durante unas horas y verás que estiradas quedan.
  5. Dobla siempre las prendas del revés y con los botones o cremalleras abrochados. Dobladas en forma de rodillo se arrugan aún menos.
  6. Envuelve la bolsa de aseo en plástico pro si algún frasco se rompe, no te encuentres con alguna sorpresa desagradable.
  7. Las chaquetas de traje son una pesadilla para doblarlas, escucha unos consejos: gira del revés la mitad de la chaqueta girando también completamente el hombro correspondiente. La mitad de la americana que no hemso girado debemos introducirla cuidadosamente en la mitad vuelta. El forro, que es la parte menos delicada, quedará hacia fuera y los hombros no corren peligro de hundirse. Así la chaqueta es más manejable y segura.
A que te has quedado sin habla...pues espera a lo que te contaré en los próximos capítulos.