Ideas para usar…sandalias

Como vimos en mi anterior post, entre los zapatos de tacón y las sandalias hay todo un abanico de formas intermedias; aunque yo considero que una sandalia es siempre más escotada y tiene menos material que un zapato pero esto, como tantas cosas, es opinable.

Dependiendo del clima en el que vivas, las sandalias pueden ser tu zapato de tacón para todo el año. Desde luego, para climas más fríos, son el calzado del verano.

sandalia1

Las sandalias pueden ser desde un calzado de fiesta, hasta un calzado para ir a la playa, depende del material del que estén hechas y del estilo que tengan.

Las sandalias de fiesta o de vestir, pueden convertir un simple conjunto vaquero en un atuendo para salir a una cena de verano. Si le añades un pequeño bolsito joya y un maquillaje adecuado, pueden hacer un gran papel. Por otra parte, para el día a día de la estación cálida, son imprescindibles. Es bueno tener unas sandalias plateadas, doradas o con adornos lujosos, que darán ese toque de glamour que nos puede faltar en un momento (abultan muy poco para llevarlas en el bolso y te sacan de un apuro).

sandalia2

En cuanto a las normas de uso, se podría decir que sirven las mismas que para los zapatos de tacón, recordando que lo que os dije para los peep toe es difícil de aplicar a las sandalias, si son de tira en la parte delantera asomarás más de dos dedos, no se puede evitar.

Las sandalias de suela plana son cómodas pero si son atadas al tobillo, de gladiador o con cintas atadas a la pantorrilla, pueden hacer visualmente más corta tu pierna.

sandalia3

Una variante de calzado para el verano  son los zuecos, para ese día que no llevas las uñas brillantes o para las que no soportan el calzado demasiado descalzo.

zuecos

Las sandalias son un tipo de calzado que se ha incorporado también a ciertos estilismos de invierno o, por lo menos, de entretiempo, combinándolas con medias o con calcetines. A mi entender es un look arriesgado pero si tienes las piernas largas y delgadas, te lo puedes permitir.