¿De verdad a los hombres no les interesa la moda?

Eso parece que quieren transmitir ciertos sectores demonizando a aquellos que pretenden conseguir un estilo personal o seguir las tendencias tal como se presentan. Los calificativos como Metrosexual, que se acuñó para definir al hombre que cuida su imagen y su cuerpo, han sido utilizados por cierto tipo de hombres casi como un insulto, con el que se quería decir homosexual sin decirlo. Parece que nos olvidamos de que los hombres, al igual que las mujeres, se han interesado por la moda, las tendencias y los estilos desde que habitábamos las cavernas. Aún hoy podemos ver en las tribus menos afectadas por los medios de comunicación a hombres adornados como sólo podríamos hacerlo nosotros en carnaval y, desde luego, mucho más que sus compañeras femeninas. Entonces, de dónde viene esa idea que algunos tratan de transmitirnos de que los hombres no están, y no deben estar, preocupados por ir a la moda o cuidar su aspecto. ¡Cuánto daño ha hecho aquello de “el hombre y el oso cuanto más feo más hermoso”!. Qué solemne bobada, parece mentira que algunos hombres, en esta sociedad de la imagen, quieran seguir creyendo y haciéndonos creer, que no necesitan ponerse guapos y cuidarse para gustar. Llegados a este punto quisiera recordarles tiempos pasados en los que un hombre se consideraba a la última si llevaba una peluca blanca con rulos, se empolvaba la cara y sus puños y cuellos estaban llenos de puntillas. Afortunadamente han quedado documentos gráficos de aquella época y estoy segura de que si las normas de la “supuesta decencia” así lo dictaran, volverían a ponérselo. Que no se hagan los estrechos. Bien por aquellos hombres que se atreven a ser ellos mismos contra las opiniones de los estrechos de miras que, en el fondo, no son más que envidiosos. A ver si a la mayoría no les gustaría ser alguno de ellos (aunque nada más fuera por el dinero). Necesitamos a este tipo de hombres para que la moda masculina avance, que parece que a muchos no les importa marcar “paquete” con unos pantalones, pero que los pantalones no sean de color rojo, que vamos llamando la atención. No seamos hipócritas limitando la belleza masculina a lo sexual, que eso no favorece a nadie, y menos a los propios hombres. Las mujeres queremos otro modelo masculino, luego no os quejéis de que os decimos que pensáis con la p…