Compras en Budapest y Praga

Dejando a un lado el indudable atractivo que tienen estas dos ciudades, a partir de ahora también las podréis tener en cuenta para hacer compras… de ropa. No me refiero, desde luego, a las cadenas de tiendas que podemos encontrar también aquí, sino a outlets y tiendas de segunda mano en las que se puede comprar a un precio barato incluso para ellos.

BUDAPEST

En la mismísima calle Vàci, la más comercial y conocida de la ciudad, se encuentra HÀDA-I (a la altura del nº 70-80). A simple vista, no será un sitio al que entréis por su atractivo, porque ni siquiera tiene escaparates propiamente dichos. Sin embargo, no dejéis de pasear por sus tres plantas, donde podéis encontrar prendas de Miss Sixty, Next, Atmosphere…. y hasta prendas de marcas que pueden tener la etiqueta cortada pero que no pueden ocultar su calidad y diseño.

Los precios son de lo mejor. Desde 1.290 Ft (unos 6 euros), hasta 2.490 Ft (12 euros) las prendas más caras. Tendréis que probaros mucho hasta encontrar lo que queréis. Suele haber una prenda de cada modelo y la suerte es que sea de tu talla.

También en Budapest, en el barrio judio  (lugar al que recomiendo ir aunque  no tenga monumentos significativos que ver, por su encanto y autenticidad) encontramos en el número 11 de la plaza Klauzál una tienda que vende ropa al peso. Es mucho más pequeña que la de la calle Váci pero seguro que podréis encontrar algo (yo compré un jersey largo de angora gris por 3 euros).

De paso, pasearos por el barrio y adentraros en sus callejones. En ellos podeis encontrar cafeterías y galerías de arte donde no suele haber mucha gente (sobre todo a primera hora) y la vida se vive a otro ritmo.

A lo largo de toda la ciudad se pueden encontrar tiendas de outlet y segunda mano. HUMANA es una cadena que tiene 7 tiendas en Budapest y en ella se pueden encontrar prendas de Ladybird, Next, Angol, Adams, Early Days… a precios más que asequibles. En OVS nos encontraremos prendas de diseñador a precios de outlet.

SimpleViewer Gallery Id cannot be found.


PRAGA

Además de ser una de las ciudades más bellas que he visitado jamás, Praga es aún más aconsejable para encontrar pequeños y grandes tesoros, esos que os aconsejo tantas veces que busquéis siempre para haceros con un vestuario especial.

Tengo que hacer mención especial del diseño de joyería, en el capítulo de los granates (que se encuentran en las minas del norte del país).  En general apuestan por diseños bastante clásicos. Sin embargo, la firma Style Avenue Fashion Jewerlery me dejo absolutamente enamorada. Ninguna de sus colecciones tienen desperdicio y cada uno puede encontrar alguna pieza de su gusto: Tropical Bird, Jewerly Garden, Petit Bouquet, Must Have, Gothic, Saturn…Yo no sabría cuál elegir!!!

También pude ver alguna tienda con diseño checo absolutamente novedoso y a precios muy razonables, teniendo en cuenta la maravilla que ofrecían.

Para encontrar tiendas de segunda mano, outlets y vintage, la calle Národní es una mina. En el número 21 está REVENGE, una pequeña tienda que nos ofrece piezas de Armani, Gucci, D&G, Miss Sixty o cualquier otra maravilla, depende del día. Constantemente les están llegando bolsas llenas de ropa y desde primera hora de la mañana ya hay clientas esperando a “cazar” lo que haya llegado. Los precios son muy asequibles (20, 30, 40 euros) y la ropa está en perfectas condiciones. También tienen prendas de marcas menos conocidas y más baratas. No dejeis de daros una vuelta por allí. Además, la dependienta es una joya que se implica en la compra y te aconseja si la dejas participar.

En la misma calle, en el número 17, se encuentran otras dos tiendas, FUTURE y FRISSON. La primera es un outlet de Diesel con unos precios muy baratos.

En el número 37 de la calle Národní se accede a una plazoleta donde podéis encontrar una tienda vintage: QUASIMODO (el único inconveniente es que no abre los fines de semana).

Por lo demás, os aconsejo que al callejear por Praga y Budapest (ejercicio muy recomendable) no dejéis pasar este tipo de tiendas, que abundan, y donde os dejarán “trastear” y probaros todo lo que queráis. Seguro que saldréis con algo bueno, bonito y barato. Ambas ciudades conservan el amor por las antigüedades y en sus anticuarios puede que también encontréis piezas vintage para enriquecer vuestro cajón de complementos. Unas verdaderas joyas para buenas compradoras ¡vamos!.