Cómo usar el color negro según tu fisonomía.

El eterno color negro, quién no tiene alguna prenda negra en su armario??. Pero, a pesar de ser un color “comodín“, no sienta bien a todo el mundo cerca de la cara.

Debemos conocer algunas reglas para que el color negro siga siendo nuestro amigo y juegue siempre a nuestro favor:

– Si tu fisonomía es clara acompaña tu traje o vestido negro con un color luminoso cerca de la cara, como rosa, amarillo verdoso o amarillo claro.  Procura no combinarlo con blanco.

– Si tu fisonomía es profunda  el color negro es maravilloso para tí. Puedes vestirlo sólo o con cualquiera de los colores de tu paleta.

– Si tu fisonomía es cálida, el color negro no está en tu paleta. Puedes usarlo en la parte inferior de tu conjunto y usar colores como coral, salmón o rosa, cerca de tu cara.

– Si tu fisonomía es fría, el negro es un color básico en tu paleta de color, pero necesitas contrastarlo con un color luminoso o ponerte joyas brillanes o claras alrededor del cuello.

 

– Si tu fisonomía es limpia, el negro con el contraste del blanco es una estupenda combinación para tí, tanto para el día como par ala noche. También puedes combinar el negro con otros colores para crear contrastes.

– Si tu fisonomía es suave, ponte el negro alejado de tu cara y escoje telas de tacto suave, esto ayudará a suavizar el efecto del negro en tu rostro.

Así que ya lo sabes, el negro siempre va bien, si lo combinas y lo usas bien.