Cómo parecer (y ser) más chic.

¿Qué es ser chic? me alegro de que me hagáis esta pregunta. Yo te diría que para cada uno es algo distinto. Para unos es lo mismo que ser elegante, para otros es ser clásico, para otros ser vanguardista, y para muchos más es tener un estilo personal e inimitable.

Yo estaría más de acuerdo con esta última definición. Alguien chic es alguien que no podemos definir pero que se define por sí misma.

Para ser chic no podemos decir que haya que seguir unas reglas concretas, pero si que es cierto que saber algunas cosas nos puede ayudar:

1.- Estate siempre a la búsqueda de nuevas marcas y piezas que nadie más ha descubierto. Eso de ir de mujer anuncio no es nada chic; ya sabes, hay que ser única.

2.- Elige piezas de calidad para tu fondo de armario, no importa la marca; como ya te he dicho, lo que importa es lo que tú sabes que llevas.

chic1

3.- Nada de los conjuntos look total, juega a mezclar. La mezcla es un difícil arte que se desarrolla con tiempo, observación y falta de miedo.

4.- La regla de oro de toda persona con estilo y chic: siéntete bien con lo que llevas. Si no es así, no te lo pongas. Si no conces tu fisonomía ni eres consciente de tu tipo de vida, nunca acertarás con lo que debes llevar y parecerás fuera de lugar.

5.- Recuerda: no tienes gurús, no imitas los estilismos de nadie ni las tendencias que te marcan desde fuera. Encuentra tu inspiración en tí misma y en todo aquello que llame tu atención por sí mismo, no porque lo diga X ó Y.

chic2

6.- La frase “eso es, o no es, de buen gusto” haz como que no la oyes. Casi siempre se consideran de buen gusto cosas que luego demuestran no serlo tanto, o viceversa. Marca tú las tendencias sin miedo al que dirán.

7.- Huye de los brillos y los destellos sólo porque puedan hacerte parecer más rica. No estás buscando un marido millonario (al menos no en este caso), estás para crear estilo.

8.- Piensa siempre esto: tú nunca irás anticuada, no te hace falta seguir las tendencias. Ignora la moda pero lleva siempre un detalle que demuestre que las tendencias no tienen misterios para tí, lo que pasa es que no necesitas seguirlas.

9.- La pregunta clave cuando vayas a comprar algo es: si me compro esto, ¿me apetecerá ponérmelo esta misma tarde?, si la respuesta es NO, ya sabes lo que tienes que hacer…NO te lo compres.

10.- Resumiendo: escúchate, sobre todo a ti misma y, para que tu opinión te merezca todo el crédito, aprende primero todo lo que puedas de tí misma y quiérete por encima de todo.