Combinar clásico y extremado

A veces esta combinación se confunde con la del post anterior, pero no es lo mismo lujo y sport que clásico y extremando.

Conviene primero definir qué es clásico, ya que este concepto varía según la época, lugar y momento. Llamaremos prendas o complementos clásicos a aquellos que no pasan de moda en mucho tiempo, esos que podemos tener en nuestro armario durante muchas temporadas y a los que no se les notará tanto cambio de tendencias como se le notará a las prendas extremadas.

clasico-extremo1

Los clásicos serían una camisa blanca, un pantalón negro o azul marino, un bolso tipo Kelly o unos zapatos de salón, lo que entendemos como piezas de Fondo de Armario, para entendernos. Los extremados serían aquellas piezas locas que compramos porque definen nuestra personalidad pero, no nos equivoquemos, estas también pueden llegar a ser parte de nuestro Fondo de Armario, precisamente porque nos definen y le dan carácter a esas piezas clásicas que, si se usan solas, pueden hacernos parecer del montón, y eso no lo queremos ¿verdad?.

clasico-extremo2

Las reglas de esta combinación son muy sencillas, podemos partir de un estilismo clásico, con prendas básicas, y añadirle los toques de personalidad que necesitemos. Como os decía en el post anterior, los complementos son el comodín ideal para este tipo de combinaciones, aunque no debemos de quedarnos en eso, una chaqueta especial, aquel pantalón que nadie pensaba que te comprarías, esa falda imposible…son las piezas que, combinadas con una prenda básica, harán de tu imagen algo inolvidable. Aunque también puede ser que el contrapunto a un estilismo extremado, se lo den unos complementos clásicos.

Como siempre, el secreto estaría en el equilibrio pero, en este caso yo te diría que está permitida un poco de locura, si es que eso concuerda con tu personalidad y tu estilo.