De verdad es un cambio????

Durante las vacaciones de Semana Santa he visto la TV más que de costumbre y, supongo que por deformación profesional, me quedé viendo un programa que se llama Cambio de Look.

Sencillamente me quedé horrorizada, no debiera llamarse Cambio de Look, debiera llamarse O Cambias de Look o te Quemamos en la Hoguera. No sé por dónde empezar a contar; la cosa empieza de la siguiente forma… casi siempre una chica (parece ser que los hombre no necesitan, o no se dejan cambiar el look) aparece diciendo lo a gusto que está con su imagen y lo especial que se siente a través de ella.

Hasta aquí todo conforme, la imagen representa lo que somos y como nos sentimos, el Asesor de Imagen debe siempre tener esto en cuenta y potenciarlo, si ese es el deseo de su cliente.


Seguimos….después aparecen una serie de personas relacionadas con la protagonista que dicen lo mal que les parece la imagen de la misma, y que teniendo ese look no podrá conseguir una serie de cosas, casi siempre son las siguientes: encontrar trabajo, tener una cita y/o ser buena madre.

Por lo que parece, esas personas son las que deciden que la protagonista debe cambiar, que ellas prefieren que tenga otra imagen porque la presente no refleja su verdadera forma de ser. Pues si no la refleja cómo es que la protagonista está a gusto con ella????

Ya vamos mal, no son otros los que deben decidir que debemos cambiar de imagen. Si el cambio no nace de la propia persona, simplemente es una lavado de cara, o peor, de cerebro.

Después de esto se ve a una presentadora que recibe a la protagonista (la susodicha presentadora no me queda muy claro si es Asesora de Imagen, presentadora a secas, chica mona, o criticona sin más) y siempre pone cara de horror al verla, no hay ningún estilo que le parezca aceptable, todos deben cambiarse, según ella.

La protagonista se somete entonces al “despelleje” de tres personas, dos de ellas relacionadas con su vida y una tercera, ATENCIÓN A ESTO!!!!, es un/una “Asesor/a de Imagen/Moda/Estilo” o algo parecido. Estas tres personas se dedican a sacar su ropa, criticarla sin piedad y sin criterio ninguno (salvo que no la han elegido ellos) y hacerla desaparecer por un tubo que la aspira. Casi siempre el argumento es que la ropa de la persona no “está de moda“, es de poliester, su estampado o color no son bonitos, et, etc. Como si el estilo tuviera que ver con esas cosas!!!

Esta parte me dejó sin palabras, cómo se puede hacer que una persona cambie de imagen/estilo/look haciéndola hasta llorar y tirando por los suelos todo aquello que forma parte de su personalidad!!!??? debemos ir todos acorde con esa supesta “moda” que luego no resulta ser tal, ya que todas acaban teniendo una imagen parecida y no relacionada con ninguna “moda”???

Pasado este trance de dejar que tres personas, al menos dos de ellas sin ningún tipo de conocimiento especial sobre moda o estilo (solo hay que verlas), y una tercera que debiera saber que el proceso de encontrar tu estilo o cambiarlo no tiene nada que ver con el escarnio público, dejen tu moral por los suelos, viene la parte en que cada una de ellas elige una “colección” de ropa a la que pone un título, y que supuestamente transformará a la protagonista en lo que cada una de ellas quiere que sea.

Alucinante!!!!! dos personas que tienen su propio estilo, pero que no tiene que coincidir con el de la persona juzgada, le eligen la ropa!!!!! y el “Asesor” es otro más de entre ellos, sin más peso y sin más consejos que dar. Por otra parte, desde cuando un simple cambio de ropa hará que cambie tu vida??, más bien suele ser al contrario, si tu vida cambia tienes la necesidad de cambiar de estilo o de ropa.

Después de este zafarrancho de compras, la protagonista se tiene que probar cada colección y elegir una, por narices!!!!! Curiosamente el estilo de todas las colecciones es sospechosamente parecido, ya que todas las prendas pertenecen a las mismas marcas (que son las que patrocinan el programa) y no se trata de cambiar de imagen, sino de vender ropa.

Pero a qué jugamos!!!! la imagen es algo muy serio, no se puede ir disfrazada de lo que otros quieren que seamos, el Asesor de Imagen ha de ayudar a que su cliente encuentre su propio estilo y, en este caso el supuesto “Asesor” es un invitado de piedra cuya colección puede no ser la elegida, osea que sus conocimientos sobre lo que le puede sentar bien a la protagonista, o no existen o no se valoran. Así se eligen las prendas que se eligen, que es mejor ni comentarlo.

Finalmente también, cada uno de los “jueces” elige un peinado y maquillage para la “víctima”, porque a estas alturas del programa ya no se la puede llamar de otra forma, y ella tiene que quedarse con uno, también por narices!!!!!

Muchas veces los peinados que han elegido van desde el corto y rubio hasta el moreno y largo, pasando por todas las variantes imaginables, pero nadie dice cuál le sentará bien a su fisonomía, se la hace elegir uno y…qué sea lo que Dios quiera!!! Teniendo en cuenta que la estilista que los pondrá en práctica encuentra que todos ellos le favorecerán, por una razón o por la contraria, qué curioso!!!

Para terminar el programa la víctima aparece ya vestida, peinada y maquillada de la forma “elegida”, muy feliz por el cambio, que ella no deseaba en absoluto, y a la que no reconocería ni su madre.

Quiero comentar que me pareció particularmente sangrante el caso de una mujer, tenía un estilo hipie maravilloso y una colección de prendas vintage que te dejaban sin habla, había adoptado este estilo desde hacía muchos años porque su madre lo llevaba, ella lo había asumido como algo suyo y la quedaba muy bien. Bueno, pues su hermana (yo creo que con algo de envidia) y otras dos personas más, se deshicieron de esas piezas de anticuario para cambiarlas por unos conjuntos que no decían nada, que eran como los de todas las anteriores pero que, según ellas, harían mucho más feliz a esta mujer. Me pareció penoso, sencillamente penoso. Se trata de que todos vayamos uniformados??? de que nadie destaque??? de que no haya nadie con estilo propio de verdad???

Moraleja, ya sabemos que este tipo de programas está preparado, que la persona no es tan víctima como parece, etc, etc…..pero lo que me preocupa es lo que transmiten sobre lo que debe ser nuestra imagen y cómo encontrarla, esto no es un juego que se lleva a cabo en una semana y contra la voluntad de quien tiene que someterse al proceso, no se puede humillar a una persona para hacerla cambiar de imagen, la imagen y el estilo no tienen nada que ver con las modas. No digo que alguien no pida ayuda para cambiar de imagen, pero no se hace de esa forma tan drástica, ni dolorosa, porque entonces no es el proceso gratificante y amable que debe ser.

Por favor, no penséis ni por un momento que un Asesor de Imagen hace esas cosas. No me extraña que haya personas que nos tengan hasta miedo!!!! UPS!!!

  • Coincido contigo: esas producciones televisivas van encaminadas a hacernos pensar que tener estilo implica usar lo que todas usan, ser una más en la fila. Destacar, en ese sentido, parece ser lo más reprobable, lo más contestatario (en el peor sentido). A mí me parece que esto es como el cuento de los cangrejos que vivían en dentro de un cubo: si alguno intentaba salir de ahí, era minuciosamente detenido y devorado por los demás, ¡¿cómo se atrevía a abandonar al grupo?!

    • Lo cierto es que los seres humanos somos así de curiosos, nos gusta lo original pero luego no lo aceptamos en otros.