10+1 errores al comprar (y 2)

Aquí tienes las reglas que faltaban para comprar con éxito o, al menos, no salir de las tiendas con menos dinero y menos autoestima.
    1. Comprar varias unidades de la misma prenda. Puedes pensar que es práctico - y de vez en cuando puede serlo, para prendas como las camisetas - pero, para la mayoría de las prendas una es suficiente. ¿Cómo no vas a estar aburrida de tu guardarropa, si tienes un montón de prendas iguales?.
    2. Ir de compras cuando te sientes mal. Eso siempre es una forma segura de dejar temblando tus tarjetas de crédito y no te hará más feliz. Si te sientes mal llama a un amigo y charla, vete a dar un paseo al aire libre, al gimnasio, acurrucarte en el sofá con una película o un libro, pero alejada de las tiendas.
    3. Copiar el estilo de alguien. A menudo consideramos a los amigos o famosos y pensamos lo bien que les sienta algo. Entonces, vamos y copiamos su estilo de vestir, sólo para descubrir que no funciona en nosotros. Un vestuario tiene que adaptarse a nuestra personalidad, forma del cuerpo y color, no la suya. Lleva algún tiempo descubrir nuestro estilo. Entonces sabrás lo que realmente te sienta bien y lo que no.

compras 1

 
  1. Comprar cosas diferentes sólo por cambiar. A veces nos hemos quedado atrapados en un estilo, por lo que vamos a las tiendas y, para quitarnos de encima esa rutina, compramos algo completamente diferente a todo lo que tenemos. Al llegar a casa lo metemos en nuestro armario, nos lo probamos de vez en cuando, pero nos lo volvemos a quitar, porque no nos va. Lo que hemos hecho es comprar por la moda y las tendencias, a menudo contrarias a la nuestra, pero eso no funciona.
  2. Ir de compras con un amigo/a. ¿Qué? ¿Cómo puede ser eso un error? A menos que tu amigo/a sea un asesor/a de imagen (o tiene un ojo realmente fabuloso para el estilo y conocer lo que funciona y no funciona), cuando nos dicen lo que nos va bien, sólo nos dicen lo que personalmente les gusta, o lo que ellos se habrían puesto, cuando no algo más inconfesable. Mejor equivocarse sólo.
  3. No uses la ropa equivocada cuando vayas de compras. Tienes que estar cómodo y llevar ropa fácil de quitar y poner. Toda la ropa y/o zapatos con los que tengas que luchar para quitarlos y ponerlos, reducen tus posibilidades de encontrar la prenda correcta, por pereza para probarte.
Y recuerda: si no te gusta, ¡déjalo en el estante!